Por Maribel de Toro

A principios de noviembre de 2018, el teletexto de TVLA recordaba la prohibición de dar de comer a gatos callejeros dentro del casco urbano. Ello motivó quejas de ciudadanos de nuestro pueblo que se pusieron en contacto con nosotros contrariados por dicha prohibición. También sabemos que, por otro lado, hay personas que no ven bien el aumento de población de gatos provocada, entienden, por la alimentación incontrolada de estas colonias lo que conllevó a proponer prohibir dar de comer a gatos callejeros dentro del casco urbano.
En CHA pensamos que el Ayuntamiento, como responsable de las competencias de salud pública, debe reconocer la existencia del gato feral o asilvestrado como parte del ecosistema urbano, sin que deba ser considerado como animal abandonado ni perdido, siendo responsabilidad de la actividad humana la existencia de colonias felinas de estos animales, ya que en primera instancia proceden de animales de compañía abandonados y su propia descendencia en situación de libertad en la calle. Se de regular este problema y por ello proponemos, a través de la moción presentada por CHA, promover el control de las colonias de gatos ferales, realizando las debidas identificaciones y esterilizaciones, en espacios públicos o privados autorizados, regulando la figura del “alimentador” y “alimentadora”. Para ello se buscará lugares donde poder alimentar a estos animales, fuera del casco urbano para evitar molestias a la ciudadanía.
Se define como alimentador de colonias, a la persona que será debidamente acreditada por el Ayuntamiento, responsable de la alimentación y censo de los gatos ferales, cuya actividad quedará siempre supeditada a la ausencia de molestias a terceros o de suciedad y deterioro del espacio y mobiliario urbanos. La esterilización, por otro lado, será siempre bajo control de veterinario colegiado o colegiada.
Además el artículo 69.4 de la Ley 11/2003, de 19 de marzo, de protección animal en la Comunidad Autónoma de Aragón considera como falta grave no facilitar, a cualquier especie animal, la alimentación y líquidos necesarios de acuerdo a sus necesidades, todo ello cuando, como consecuencia de ello, se puedan provocar trastornos graves o la muerte de los animales.
Todo ello nos ha llevado a buscar soluciones, además de aragonesistas somos animalistas, y por ello hemos registrado en el Ayuntamiento moción exigiendo la modificación de la Ordenanza de Urbanismo incluyendo un anexo relativo a colonias felinas de gato feral o asilvestrado que regule su alimentación y esterilizaciones.
#CHACumple

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *